Advent-Calendar

Calendario de adviento “lowcost”

Después de meses sin aparecer por aquí no puedo negar que lo echaba de menos. Me encanta todo lo artístico y, si pasáis por aquí de vez en cuando, ya sabéis que me fascinan los “Do iy yourself” (DIY). Quería volver al blog para enseñaros un retrato que le hice antes del verano a la hija de la mejor fotógrafa que conozco (Mirad su web y veréis que tengo razón: Petit Foto) pero lo he tenido que ir retrasando y al final me he plantado en Diciembre. Este año no pensaba hacer ningún calendario de adviento porque todo lo que se me ocurría me daba un apereza tremenda, como ir a buscar palos y piñas, que si vives en el campo lo tendrás en la puerta de casa pero donde vivo no están al alcance de mi mano precisamente…

Pero ayer por la tarde miré el triste calendario de adviento que me había costado un euro en el supermercado y pensé que con un poco de imaginación, y sin demasiado esfuerzo, lo podía mejorar un poco. Así que como homenaje a una de las viñetas que más me gustaba de pequeña, os traigo el “Rue del Percebe Advent Calendar” (La versión más económica, sencilla y divertida que se me ha ocurrido para comenzar la cuenta atrás) Como lo hice por la tarde la luz no era buena y la calidad de las fotos no es la mejor, pero creo que se ve bastante bien el proceso.

Los materiales que necesitamos son:

  • Calendario de adviento de los que venden en las tiendas
  • Cartulinas de colores
  • Tijeras
  • Rotulador indeleble
  • Pegamento
  • Washitape, purpurina, revistas… o cualquier otra cosa que tengáis a mano

Materiales-calendario

 

Lo primero que hay que hacer es repasar las ventanas precortadas del calendario con un rotulador oscuro. Recomiendo que sea indeleble para que no se corra la tinta al trabajar encima después.

Repaso-rotulador

 

Una vez que hemos repasado las ventanas, colocamos encima del calendario el papel que vamos a usar para forrarlo. Para que después sea fácil que las ventanas recortadas caigan sobre las ventanas ya precortadas, es mejor fijarlo a uno de los lados. Así podremos levantar el papel cuando queramos sin que se altere su posición. Una vex fijado el papel, repasamos las líneas que antes resaltamos con rotulador. Se trata de calcar las ventanas.

Calcamos

 

Cuando tenemos todas las líneas dibujadas, levantamos el papel y cortamos con cutter. Hay que tener cuidado de que no se despegue el papel del calendario para que no se pierda la posición. Os recomiendo usar algún cartón para poner debajo y no hacer estropicios con el cutter. Cuando hayamos cortado las ventanas, fijamos el otro extremo del papel al calendario terminando de forrar así por completo la caja.

Ventanas-recortadas

 

 

Llegados a este punto ya es imaginación al poder. Recortáis las ventanas que queráis y las pegáis a la parte móvil del papel, así al levantar la ventana quedará al descubierto la ventana original del calendario. En este caso no usé todos los huecos como ventana, en algunos dibujé ropa tendida, un desconchón en la pared o una guirnalda de Gomets. Podéis ponerle un tejado o hacer una azotea con antenas. Esto ya es totalmente personalizable por cada uno. Me quedé con ganas de dibujar a la vecina cotilla ¡pero eso ya lo dejo para el año que viene! Espero que os haya gustado y que si os lanzáis a hacerlo me enseñéis el resultado ;)

Calendario-terminado

No Comments

Post a Comment